miércoles, marzo 14, 2007

El grito de los amantes


Solo balbuceas que no comprendes mis ideas como si el mundo girara en torno a tu razón, tus ojos están llenos de polvo y tu corazón atado por las ruinas de tu aptitud. Eres eternamente vacio, completamente incapaz. La profundidad del mar se opaca ante tu presencia y la lluvia huye de tu cuerpo para no sentir desesperación.

Mi alma es una ubérrima conífera que te ofrece una umbría fresca para todos tus demonios. Mi vacío eterno pide colmarse de tus angustias, de tus llantos, de esos vagos sollozos repetidos que adornan a tu pecho.

Y sin embargo tus manos me cierran el camino, tus pasos huyen de los míos como si la desgracia del universo cubrirá nuestros cuerpos al llenar nuestros inmensos sentimientos. Te grito desde la vigilia de la muerte te llamo desde nubes inertes coloradas por tanta melancolía.

Trémulo corazón que se hunde cada vez más en el lodo de la desesperación mientras lucha por salir. Me baña una lluvia roja, me arrastra hacia canales donde los anhelos de tenerte flotan como cadáveres de peces. ¿Serán tus lágrimas?

Mis lágrimas son el abrigo que caen a este abismo, si bañan tu cuerpo tambaleante en este vaivén de sentimientos entonces nuestras almas alcanzarán una inquina total.

No existen remansos verdes que puedan llevarse nuestros deseos. Al menos no en nuestro infierno.

Solo estamos el uno para el otro, carcomiendo nuestro cuerpo, alejando nuestras almas; haciendo a un lado las promesas profanas; engañando nuestra razón para que evite nuestra destrucción.

Si aún respiro es porque estás aquí, tu tristeza es bálsamo que sacia la sed de mi boca y le da las fuerza para seguir absorbiendo de tu cuerpo todas las inmundicias de las que te lleno. Perdamos todo sentido, estrellemos nuestros corazones, un choque divino y mágico y así callemos para siempre este angustioso palpitar.

Dark_Queen junto al Cuervo

1 comentario:

El Cuervo dijo...

Y, ¿qué otra palabra me puede venir a la mente?. Sólo GRACIAS.
Profundas gracias. Dicen que con
eso se dice todo, ahora lo voy
a verificar.

El Cuervo.